APLICACIÓN DE INSULINA

 

Colaboración:  ED. Maritza Carrasco

Imágenes:  Cortesía de Becton Dickinson de México S.A. de C.V.

 

Para inyectarse insulina se pueden utilizar tanto las jeringas como las plumas para insulina.  Cada uno de estos dispositivos tiene sus ventajas y usted tendrá muchas opciones para elegir de acuerdo a las indicaciones que su médico le haga.

 

A continuación se ofrece un panorama amplio de los dispositivos que se pueden utilizar para la aplicación de insulina, de esta manera podrá conocer lo más relevante acerca de las jeringas, las plumas y las agujas para la pluma.

 

 

Jeringas para Insulina

 

Antes que se inventara la primera jeringa desechable hace varias décadas, las jeringas estaban hechas de vidrio y tenían agujas separables.  Las agujas tenían que hervirse, y sumergirse en alcohol después de cada uso, además se tenían que afilar frecuentemente.

 

Actualmente se ofrecen una gran variedad de jeringas desechables que son seguras y fáciles de usar.  Las agujas se han hecho más delgadas y cortas y tienen puntas más afiladas y una cubierta especial que ayuda a que penetren más fácilmente en la piel.  Todo lo anterior hace el proceso de inyección más simple, práctico y sin tanto dolor.

 

La insulina, en condiciones normales, se aplica en el tejido subcutáneo por medio de una jeringa con escala en unidades. 

 

 

 

 

 

 

 

Espacio muerto

 

En todas las jeringas con aguja desprendible existe un área que no se puede vaciar totalmente cuando se baja el émbolo por completo.  A esta área se le llama “espacio muerto”.  En éste puede quedar un remanente de insulina (hasta 4 unidades), ocasionando variación en la dosis, y por lo tanto, un mal control del azúcar en sangre.

 

Es recomendable utilizar las jeringas con aguja integrada para evitar lo anterior y obtener un buen control de la diabetes.

 

 

Tamaño de las agujas

 

El tamaño de la aguja se refiere tanto al largo (mm) como a los Gauges (ancho) de la aguja.

 

Largo de la aguja

·        Actualmente las jeringas pueden tener agujas del largo original (13mm) o agujas pequeñas (8mm).  Las agujas para pluma también están disponibles en 13mm y 8 mm.

·        Muchas personas prefieren agujas pequeñas ya que las encuentran más cómodas. 

·        Pregunte a su médico si puede utilizar agujas cortas.  Si usted hace el cambio de aguja original a aguja corta deberá medirse su nivel de azúcar con más frecuencia durante un par de días.

 

Las jeringas con aguja de 8 mm son ideales para niños y pacientes delgados o con peso normal, las de 13 mm son ideales para pacientes con sobre peso.  Lo anterior se debe a que si una persona con sobrepeso utiliza la aguja corta, corre el riesgo de que la insulina quede  en el tejido graso y no sea absorbida adecuadamente por el organismo.

 

 

 

 

 

El Gauge (ancho) de la aguja

 

·        Dependiendo del largo que usted escoja, también puede escoger el acho de la aguja, al ancho también se le llama Gauge.

·        Entre más grande es el Gauge más delgada será la aguja.  Por ejemplo una aguja de Gauge 30 es más delgada que una de 28

·        La agujas para insulina están disponibles en 29G, 30G y 31G

 

 

Escogiendo el Gauge de su jeringa

Realmente no existe ninguna alteración en los niveles de glucosa en sangre si se cambia de un Gauge a otro, por lo que su elección dependerá de su preferencia personal.  Aun así consulte a su médico cuando cambie de Gauge para que le indique la técnica correcta de inyección.

 

 

                                     27 G               31 G

 

Cómo inyectar la insulina

 

Inyectarse por usted mismo requiere práctica y constancia, pero una vez que usted ha logrado hacer la primera inyección las demás son sencillas y se convierten en parte de su rutina diaria.

 

Una buena técnica de inyección es tan importante como el tratamiento farmacológico.

 

El pellizco

 

En condiciones normales la insulina se inyecta en el tejido subcutáneo.  Una de las medidas que se pueden adoptar para evitar las inyecciones intramusculares es la de hacer un pellizco para inyectarse en él.

 

Un pellizco correcto es el que se realiza con los dedos índice, medio y pulgar tomando la dermis y el tejido subcutáneo sin tocar el músculo.  Se recomienda que todas las inyecciones sin pellizco sean dadas en un ángulo de 45° a no ser que se inyecte en los glúteos ya que en este caso puede inyectarse a 90°.

 

 

 

 

 

 

 

 


Todas las inyecciones con pellizco pueden hacerse indistintamente en un ángulo de 45 ó 90°, dependiendo de la preferencia de cada persona.  No se debe soltar el pellizco antes de haber retirado la aguja, ya que podría producirse una inyección intramuscular y alterar la velocidad de absorción de la insulina.

 

Selección y rotación de zonas

 

El conocimiento de las zonas de inyección  y cómo rotarlas le permitirá realizar inyecciones más seguras, cómodas y eficaces.

 

El sitio de inyección más común es el abdomen (o estómago).  Los glúteos, brazos y muslos también se pueden utilizar para hacer la inyección.  Estos sitios son los mejores para inyectarse por las siguientes razones:

 

·        Tienen una cantidad adecuada de grasa y muy pocos nervios, lo que significa que la inyección será más cómoda que en otras partes del cuerpo.

 

·        Hace más fácil la inyección subcutánea, lugar donde se recomienda que penetre la insulina

 

Dependiendo de su tipo de cuerpo, encontrará que ciertos lugares de inyección absorben mejor la insulina que otros.  Muchas personas por ejemplo prefieren inyectarse en el abdomen debido a que ahí se absorbe más rápido y efectivamente la insulina.  Pero inyectarse en el abdomen no es adecuado para todas las personas en especial para los niños o personas muy delgadas que no pueden hacer un pellizco para levantar un poco de tejido graso.

 

Pregúntele a su médico cuáles son los sitios de inyección que le recomienda.

 

 

Las inyecciones que se ponen a ciertas horas del día, deben ponerse en la misma zona (ej. antes del desayuno en el abdomen).  Es decir, no se deben intercambiar zonas y horas de inyección.  Cada zona tiene una absorción distinta y para poder predecir el efecto de una dosis de insulina con cierta seguridad, se debe utilizar la misma zona de inyección cada día a la misma hora.

 

Se debe rotar cada día dentro de la misma zona apartándose un dedo del lugar donde se inyectó la última vez.  Esto evitará que la piel se llene de marcas y bultos.

 

 

  • Es conveniente utilizar la misma área al menos durante 1 ó 2 semanas
  • No se debe inyectar únicamente en los brazos o piernas
  • No frote después de la inyección