pluma de insulina

 

Colaboración:  ED. Maritza Carrasco

Imágenes:  Cortesía de Becton Dickinson de México S.A. de C.V.

 

Inyección con una pluma de insulina

 

 

§      Compruebe si el cartucho contiene suficiente insulina para su inyección.

§      Si la insulina de su cartucho es turbia (NPH o mezcla), golpee suavemente la punta o gire la pluma entre las palmas de las manos al menos 20 veces para asegurar la mezcla de la insulina.

 

 

§      Para mayor comodidad y seguridad, utilice una nueva aguja estéril por cada inyección.

 

 

 

 

 

 

 

§      Antes de cada inyección, compruebe el paso de insulina.  Marque 2 ó 3 unidades, y manteniendo la pluma en posición vertical con la aguja hacia arriba, presione el botón de inyección suavemente.

§      Compruebe si aparece una gota de insulina por la punta de la aguja.  De no ser así, repita este proceso hasta conseguir una gota.

 

 

§      Después de inyectar la insulina, mantenga presionado el botón de inyección durante un mínimo de 10 segundos antes de sacar la aguja de la piel, para que se administre la cantidad total de insulina.

 

 

 

 

 

§      Después de realizar la inyección, retire la aguja y deséchela. NO se debe dejar la aguja puesta en la jeringa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Agujas para pluma

 

La pluma para insulina utiliza agujas, éstas, al igual que las jeringas, vienen en diferentes largos y calibres. 

 

Aguja corta: Con un largo de 8 mm y un diámetro de 31 G. 

Recomendada para niños, adolescentes y adultos sin sobrepeso. 

 

 

Aguja estándar:  Con un largo de 13 mm y un diámetro de 29 G.

Recomendada para adultos con sobrepeso.

 

 

 

Nunca deja la aguja puesta en la pluma para insulina

 

Para obtener una mayor exactitud en la dosis de insulina que se inyecta no deje puesta la aguja en la pluma, ya que puede haber:

 

Contracción de la insulina

·        Si deja la aguja puesta a la pluma y pasa de un lugar cálido a uno frío (por ejemplo de la calle a un lugar con aire acondicionado) la insulina se contrae

 

·        Al contraerse la insulina, el aire puede entrar al cartucho y formar burbujas

 

·        Cuando usted hace la inyección el aire dentro del cartucho interfiere con el funcionamiento de la pluma y puede administrar menor cantidad de insulina lo que provocará elevaciones de su azúcar.

 

Expansión de la insulina

·        Cuando lleva su pluma para insulina con la aguja puesta y pasa de un lugar frío a uno caliente (Por ejemplo. De estar en el coche con aire acondicionado a la calle donde hace calor) la insulina se expande

 

·        Al expandirse la insulina puede salir de la pluma.  Si utiliza insulina NPH las partículas de insulina se quedan en el fondo y lo que sale es puro líquido, por lo que tendrá un cartucho con insulina más concentrada

 

·        Esta insulina más concentrada puede provocarle bajas de azúcar

 

 

Nunca reenfunde la aguja de alguien más ya que puede picarse por accidente

 

Desecho de jeringas y material punzo-cortante

Después de su uso, las jeringas, agujas y lancetas que sean utilizadas deben ser depositadas en contenedores que eviten punciones accidentales.

 

 

Reuso de jeringas y agujas

 

Para hacer las inyecciones de insulina más cómodas, las puntas de las agujas están finamente afiladas y lubricadas.  Recuerde que al utilizarla por primera vez en la piel, anteriormente ya penetró en el caucho del vial lo que puede ocasionar una pérdida de lubricante. 

 

  

 

Inyectando a otra persona

El proceso de inyectar insulina en otra persona no es diferente. Una técnica apropiada es importante y se hará más fácil con la práctica. Los miembros de su familia o amigos que lo ayuden a ponerse la inyección de insulina deberán:

 

·        Tener un entrenamiento previo

·        Saber algunos detalles de la persona que van a inyectar como por ejemplo:  la cantidad de insulina que requiere, el número de inyecciones al día, el ángulo de inyección, los sitios de rotación, etc.

·        No reenfundar la jeringa, puede provocar piquetes accidentales.

 

 

 

 

Problemas comunes al inyectar

 

Sangrado en la zona de inyección

Es normal que una pequeña cantidad de sangre aparezca cuando uno se inyecta la insulina.  Este pequeño sangrado puede ser causado cuando la jeringa punciona un pequeño vaso sanguíneo, puede ser detenido oprimiendo la zona de inyección con el dedo y el algodón.  Asimismo, asegúrese de:

 

·        No frotar el sitio

·        Mantener una presión ligera con su dedo

·        Si aparece un moretón, no utilice esa zona nuevamente hasta que el moretón desaparezca

 

Consulte a su doctor si observa sangrados frecuentes.

 

Goteo de insulina después de la inyección con la pluma jeringa

Si usted utiliza una pluma para administrar la insulina y nota que gotea un poco de insulina después de aplicarse la inyección, quiere decir que no ha recibido toda la dosis de insulina que usted necesita.  Para estar seguro de que su dosis es la correcta, espere 10 segundos antes de remover la aguja de su piel. 

 

Salida de insulina del sitio de inyección

Si usted ve que una pequeña cantidad de insulina sale a través del sitio de inyección después de retirar la aguja, coméntelo con su médico ya que tendrá que utilizar una aguja más larga o utilizar otro sitio de inyección. 

 

 

Inyectando con alguna problema de la visión

Si usted tiene dificultades para ver, le costará un poco de trabajo sacarla dosis correcta de insulina.  A continuación se dan algunas sugerencias que le pueden ayudar para que la dosis sea la adecuada:

 

·        Puede ser que se le haga más fácil manejar una pluma de insulina, ya que no tiene que estar viendo la escala de unidades, sino que con un botón puede poner su escala sin ninguna dificultad.  Consulte con su medico para que le sugiera si es mejor utilizar la pluma que la jeringa.

 

·        Puede pedirle a algún familiar que revise si sacó bien la dosis de insulina.